Cómo MEJORAR nuestra BRAZADA en aguas abiertas by Zone3

03/02/2021

Si pedimos ayuda a nuestros amigos de Zone3, está claro que nos van a 'chivar' todos los trucos para nadar mejor en su territorio, las aguas abiertas.

Por suerte nosotros tenemos tres fechas dónde podemos aplicar estos consejos en carrera, pero los que entrenamos durante todo el año en el mar, tenemos oportunidades casi desde abril hasta finales de octubre. Los hay de más valientes sí...

Sin embargo, algo que todos podemos mejorar, es la manera en la que nadamos en aguas abiertas (AA), ya que la técnica no es la misma que aplicamos en la psicina, y eso puede ser un factor diferencial, para lo bueno y para lo malo.

A continuación pues, os dejamos con tres claves para tener en cuenta al nadar en el mar:

Visualizar + Brazada

Saber y entender dónde estamos en el agua es clave para nadar recto y no perder energías el día de la carrera, o durante nuestro entreno.

Visualizar referencias es clave para saber dónde nadamos, y por ello es recomendable que saquemos la cabeza cada 3 o 4 brazadas -según el lado por el que nos sea más cómodo respirar- para comprobar nuestra trayectoria.

En este caso, podemos practicar sacando la cabeza cada 4, 6 y 8 brazadas para  ver si mantenemos el mismo rumbo. Este ejercicio se puede realizar en la piscina también, aunque es mucho más efectivo directamente en el mar.

Lo más fácil para tomar de referencia van a ser boyas, o puntos de la costa.

Cambios de carril

Ejercicio TOP para mejorar, pero en la piscina.

Si es posible -y sin estorbar a nadie- debemos nadar por un carril, y sin sacar la cabeza, cambiar de carril, bien pegados a la corchera, y seguir durante 3 brazadas para ver si al levantar la cabeza, seguimos nadando recto en el carril de al lado

Este ejercicio simula lo que nos puede ocurrir en el mar cuando nos mueve una ola, o cuando nos despista el rebase a otro nadador.

Aproximación + Pase de boya

Los pases de boya se caracterizan por ser uno de los momentos de más tensión y dónde se pierden más segundos de la travesía.

Eso se debe a que muchas veces, no sabemos como pasar ese punto de referencia, y rompemos el ritmo y la concentración que llevábamos.

Por ello, es bueno que practiquemos la situación tanto en tanto en AA como en la piscina.

La clave está en buscar la referencia -boya en el mar o cualquier punto en la piscina- y llegar a él con cierto ritmo. Al llegar a la boya, debemos mantener el brazo más cercano a ella, estirado a modo de timón, y resiguiendo el contorno a medida que avanzamos. Mientras, realizamos la brazada con el brazo contrario y acompañamos al cuerpo con nuestra cadera.

Una vez ejectuado el pase, podemos volver a accelerar para simular al 100% lo que ocurriría en carrera.

¡Seguid atentos para más consejos de la familia ZONE3 

VOLVER A SWIMNEWS